Arreglos Florales para Boda

Centros de Mesa para Boda con Flores de Papel

Los más comunes se confeccionan con jaulas de estilo boho-chic y flores, ya sean naturales de plástico, aunque en su interior podemos ubicar todo aquello que se nos ocurra: velas, fotos, pequeños arbolitos, pompones, pajaritas de papel. No era de extrañar que la decoración de bodas se hiciese pronto eco de esta moda, y lo utilizase para crear centros de mesa muy originales. Las jaulas han venido siendo desde hace un par de años tendencia en decoración de interiores.

Tenemos servicio a domicilio, arreglos florales y plantas, decoración para bodas, etc. Y combina su exterior con lazos cualquier otro detalle, incluso puedes ir un poco mas allá y personificar las copas con las iniciales de los novios y la fecha de este evento tan especial. Otra opción es crear arreglos de flores con un florero en base a copas, en lugar de utilizar el básico florero, utiliza las copas como base de tu arreglo foral.

No olvides que la idea siempre será que marquen tendencia y se queden en el recuerdo de tus invitados. Mediante la técnica del origami logras recrear excelentes figuras de una forma muy real. Otra opción fantástica para tus arreglos floreales, es realizar las flores con materiales reciclables como el papel.

Y con un popurrí rústico en color marrón, crema y negro crearás un original contraste. Nuestros popurrís están disponibles en distintos colores, por lo que puedes combinar tonos y texturas diferentes para crear una llamativa composición. Desde surtidos florales en tonos suaves a un tema acuático de conchas y estrellas de mar, disponemos de flores secas que te animarán y revigorizarán.

Nuestra gama de popurrí y flores secas aportará una dimensión adicional a la decoración de cualquier espacio. Usa tu imaginación y creatividad para añadir una nota de color a tu hogar y disfrutar de dulces fragancias. Revisa estas Ideas Originales para Centros de Mesa.

Usa tu originalidad para seleccionar tus centros de mesa, ocúpalo como una forma de personalizar tu recepción. Los centros de mesa tradicionales son arreglos florales, flore con velas, pero no hay nada que diga que esto tiene que ser así. La última que recuerdo, los novios dejaron unas tarjetas en la mesa de los comensales en la que les daban las gracias por asistir con un mensaje personalizado para cada uno, sí, ¡para cada uno de los invitados!

No es que vaya todos los días a una boda pero sí que es cierto que a lo largo de los años he asistido a bastantes, y lo que me ha sorprendido siempre es la originalidad con la que los novios organizan una boda, coordinada, organizada y repleta de pequeños detalles que hacen sentir a los invitados muy especiales. Lo más bonito de las bodas siempre son los detalles, ¿verdad? Algunos se confeccionan con flores, velas, piedras de río, arena y otros elementos, dependiendo del tipo de boda que se celebrará.

Estos pueden ser suntuosos más sencillos. Si algo resalta en la decoración del salón donde se celebra una fiesta de bodas son los centros de mesa. Floristería Eggar: servicio de flores a domicilio.

Para esta decoración quedan mejor los arreglos florales y, en general, es mejor buscar flores de temporada para no encarecer la decoración de la boda y para que los centros queden más naturales. No obstante, las flores silvestres también son ideales para las bodas al aire libre y aquellas que se celebran en los meses de verano. Si has decidido que quieres una boda de estilo campestre, una opción muy interesante puede ser la de usar flores secas para los centros de mesa.

No obstante, si andas un poco perdida, hoy te traemos algunos consejos para que te resulte más fácil. Al fin y al cabo es tu boda y además es la mejor forma de sorprender a los invitados cuando entren a la recepción. Nosotros te recomendamos que no te cortes y que elijas lo que más os guste a vosotros.

La recepción es el momento ideal de la celebración para echar a volar la imaginación y darle vida a las mesas por lo que puedes elegir entre infinidad de ideas, flores y colores. Apuesta por caminos de mesa hechos con ramajes y flores, esta tendencia se verá espectacular si tu boda es al aire libre y quieres una buena dosis de color. No te olvides de integrar, además de los follajes, un toque silvestre con la ayuda de la flor protea reina, una especie natural que será estrella en los ramos de novia y, por supuesto, en la atmósfera del banquete.

No olvides que la decoración con velas siempre será aliada indiscutible de los centros de mesa, sobre todo para cuando caiga la noche y el ambiente de tu boda luzca aún más cálido. De igual modo puedes apostar por un concepto rústico, en el que los toques de madera, los troncos de árbol y los colores sutiles sean protagonistas del diseño. Es muy fácil de hacer y existen muchos tutoriales con los que puedes aprender hacer diferentes figuras dependiendo de lo que quieras resaltar, además este diseño te da la posibilidad de elegir papel de cualquier color, textura y estampado.

Eso es todo lo que tienes que hacer para hacer un centro de mesa de origami, si lo que quieres es sorprender a tus invitados elige este estilo. Usa un poco de papel y elige una forma. Una verdura genial para hacer un centro de mesa es el calabacín ya que es grande y por su forma alargada puede servir de florero.

Los puedes acompañar de flores y frutas que combinen contrasten con el color del vegetal. No creas que los vegetales solo sirven para atormentar a los niños y cuidar la salud, también son una excelente forma de poner en marcha tu creatividad, al igual que las frutas tienen la ventaja de tener colores brillantes y tamaños variados. Una opción es ponerlas en un frasco como si fueran encurtidos.

Son una excelente opción cuando quieres ahorrar en tus centros de mesa y además puedes utilizarlas de diferentes formas. Las frutas son deliciosas, coloridas y fáciles de usar; además muchas son de bajo costo. Para hacer el tuyo en casa puedes usar alguna fuente, cesta recipiente que te guste, rellenarlo con el mossi y luego crear el centro de mesa cortando flores, ramas u hojas de tamaño más largo para que al clavarlas no queden del mismo tamaño, generando sensación de volumen y dimensionalidad.

En la base de la copa una vela pequeña le da el toque final a esta simple, creativa y práctica decoración que cualquiera puede hacer en casa. Se trata simplemente de copas de diversas formas y tamaños, volteadas con una flor de color dentro de cada una. Si buscas centros de mesa para tu boda civil que sean realmente sencillos, no encontrarás una mejor opción que esta.

Lo ideal es darle un toque personal y evitar recurrir a lo convencional para que los pequeños detalles no pasen desapercibidos. No hace falta invertir una gran cantidad de dinero para que en ese día especial todo cobre protagonismo, incluso los centros para las mesas. En cualquier evento importante que conciba gente alrededor de una mesa, la vista se nos va siempre al mantel, la cubertería y, como no, el centro de mesa; las bodas son una oportunidad irrepetible para acertar con un elemento original, único y que muchos se quieran llevar a casa.

Vamos, que tenemos libertad para hacer lo que queramos y salga como salga no nos va a arruinar la fiesta” me parece una falta de conocimiento por su parte y un nefasto consejo para una boda. Que digan en su blog cosas como Los centros de mesa para boda tienen algo que es muy positivo para pensar en hacerlos una misma, ya que al no ser de las partes más importantes de la fiesta (vamos, que no es ni el vestido, ni la tarta, ni el novio :D) resultan muy positivas si quedan bien, pero nadie va a hablar mañana de tus centros de mesa si el resultado no fue tan bueno. Tiempo después, sin que los consejos de la familia fueran poderosos a disuadirme, me casé, no sin estudiar a fondo la psicología de mi novia, que resultó ser, según yo deseaba, complementaria de a mía.

Seguí a la gentil desconocida hasta su domicilio; averigüé que era huérfana de padre —un modesto empleado—, y que se trataba de una muchacha honrada, modesta y hacendosa. Me atrajeron, sin duda, la dulzura y suavidad de sus facciones, la esbeltez de su talle, sus grandes ojos verdes encuadrados de largas pestañas y la frondosidad de sus rubios cabellos; pero me sedujo más que nada cierto aire de infantil inocencia y de melancólica resignación emanados de toda su persona. Su rostro, sonrosado y primaveral, asemejábase al de las madonas de Rafael, y aún mejor, a cierto cromo-grabado alemán que yo había admirado mucho y que representaba la Margarita del Fausto.

Relacionados

Dejar una respuesta

Su email no será publicadoCampos obligatorios (*) *

*